Septiembre no es el mes que más tiembla en México: UNAM

Comparte
Gobierno de Yucatan

En 2020 ocurrieron 30 mil 110 movimientos telúricos, 26 mil 418 en 2019; y 30 mil 350 en 2018.

Agencias


Septiembre no es el mes que más tiembla en México, aseguró Luis Quintanar Robles, secretario del Instituto de Geofísica de la UNAM al participar en una entrevista a distancia a especialistas de sismos en México de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

«Es una percepción que desaparece si se miden los sismos a una escala mucho mayor que la humana, como muestran los registros del Servicio Sismológico Nacional (SSN), operado por la UNAM, realizados desde hace 111 años», señaló el funcionario.

Apuntó que la costa de Guerrero es donde se encuentra la brecha sísmica, una zona donde no ha ocurrido un sismo grande desde 1911, entre Acapulco y Zihuatanejo, y el cual podría causar daños catastróficos a la Ciudad de México.

Que septiembre no es el mes de más temblores también coincidió Arturo Iglesias Mendoza, jefe del Servicio Sismológico Nacional.

«Si nos guiamos por la historia de los sismos importantes, nos daremos cuenta a una escala más amplia, que el mes con mayor frecuencia es diciembre, y se recordará que los sismos más fuertes recientes ocurrieron en febrero y junio», explicó.

Refirió también que la región de Guerrero, de donde provino el sismo del pasado siete de septiembre, es una zona de gran potencial de movimientos telúricos y de tsunamis, por lo que hay que estar al pendientes y preparados para un nuevo siniestro.

En México ocurren al día un promedio de 60 sismos al día, agregó Xyoli Pérez Campos, investigadora del Instituto de Geofísica de la UNAM. Precisó que en 2020 ocurrieron 30 mil 110 movimientos telúricos, 26 mil 418 en 2019; y 30 mil 350 en 2018.

«A 36 años del sismo del 19 de septiembre de 1985 (magnitud 8.1) y a cuatro del ocurrido en la misma fecha, pero de 2017 (magnitud 7.1), en el país existe mayor conciencia de que México es sísmico y contamos con un sistema de alerta nacional que nos permite tener unos segundos de ventaja para tomar alguna acción ante la ocurrencia de un evento», destacó.

Dijo que en México se utiliza la misma tecnología que en países avanzados, en términos de telecomunicaciones, cómputo GPS, almacenaje y la tecnología de los sismómetros, pero lo que hace falta es personal, pues hay 76 sismólogos en el país, existen menos de 100 estudiantes y 14 instituciones donde se hace investigación sismológica.

Jorge Aguirre González del Instituto de Ingeniería (II) explicó que ellos miden los sismos de gran magnitud con acelerógrafos que les permiten generar mapas de intensidad para ver que tan fuerte se sintieron en diferentes lugares.

De esta forma indicó que el sismo del siete de septiembre lo sintieron un millón 113 mil personas de manera muy fuerte; alrededor de 22 millones 450 de manera moderada y 16 mil 516 de forma leve. En Guerrero 20 localidades lo sintieron fuerte, 14 de manera moderada y las demás leve. La aceleración más grande fue captada por una estación en Acapulco.

Además de los sismos hay que estar pendientes del cambio climático, pues trae como consecuencia la ocurrencia de otros fenómenos de desastre, como son los huracanes que ocasionan inundaciones, pérdidas humanas y materiales en Hidalgo, Veracruz y el Estado de México, comentó Rosa María Ramírez Zamora, Directora del II.

Agregó que el Instituto trabaja junto con la Ciudad de México en un Observatorio Hidrológico para cuantificar la cantidad de lluvia, importante para el control de inundaciones en la capital y puede ayudar al Centro Nacional de Prevención de Desastres, a fin de evitar pérdidas humanas.

Playa Santa Clara

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *