Pocicionamiento de la diputada Milagros Romero sobre casos de violencia política en Yucatán.

Comparte
Gobierno de Yucatan

Con el permiso de la mesa directiva, buenas tardes compañeras y compañeros diputados, medios de comunicación y público que nos acompaña a través de los diferentes medios de comunicación.

Hablar de derechos, es referirnos a la igualdad de condiciones que tenemos por el hecho de ser mexicanos y por ende yucatecos, como bien sabemos esta LXII Legislatura ha tenido grandes avances en materia de igualdad, tales como: las reformas político – electorales para garantizar la libre participación de la mujeres en la contiendas de cargos de elección popular, en un marco de respeto e igualdad de condiciones.

Esas reformas se traducen a meses de trabajo, donde cada diputado de este congreso, realizó aportaciones que fueron de gran utilidad y nutrieron el trabajo final que hoy por hoy es una realidad en Yucatán.

Pero si nos referimos a la aplicación de dichos preceptos jurídicos, la realidad es otra, ya que las mujeres que al día de hoy son candidatas a algún cargo público, siguen siendo violentadas en todas las formas posibles, dejando de un lado todo lo estipulado en las reformas antes mencionadas, entonces me pregunto, ¿cuál fue el avance real que se tuvo?.

Por todos los actos de violencia hacia las mujeres, se traduce que la violencia política, es cada vez más reconocida a nivel mundial porque se visualiza como una nueva  táctica para impedir la participación política de las mujeres, con prácticas machistas y misóginas, siendo de esta manera que el género masculino no pierda el control de las tomas de decisiones en puestos públicos, así mismo este tipo de prácticas se reflejan en actos de violencia física y psicológica.

Entre los casos más sonados en Yucatán, encontramos al Municipio de Chichimilá, en el cual El Tribunal Electoral de Yucatán (TEEY) resolvió que el alcalde Samuel Uc Poot, junto con el tesorero de Chichimilá, ejercieron violencia política contra Teresita de Jesús May Tuz, quien tuvo que enfrentar la reducción de su salario como síndica y otro tipo de intimidación luego de denunciar un caso de corrupción ante la Fiscalía de este estado. Entre las intimidaciones, le decían que mejor se fuera a casa a preparar café o también la intimidaban enviando a la policía municipal para que hiciera rondines cada 30 minutos en su domicilio.

La Agenda de las Mujeres para la Igualdad Sustantiva en Yucatán interpuso sendas denuncias ante el IEPAC contra la inscripción de presuntos candidatos a alcaldes, que siendo presidentes municipales y secretarios de los Ayuntamientos fueron acusados por cometer violencia política de genero contra las mujeres, concretamente contra los de Kanasín, Maní, Chichimilá y Kantunil.

La denuncia en contra del presidente municipal de Kanasín por violencia política de género contra la síndico Flor de Liz Xóchitl Delgado Caballero, así como también en contra de Jorge Armando Quijano Roca y Marcelino Chan Dzib, tesorero y secretario municipal de Kanasín, quienes se confabularon con Pérez Cabrera para ejercer en diversas ocasiones violencia política de género contra la síndico municipal, intimidándola e impidiendo el libre desarrollo de sus funciones como servidora pública electa.

Otro ejemplo también de Kanasín, es el de la psicóloga Ivonne Aguilar Garrido, aspirante a precandidata de Morena a diputada por el Distrito VI, en Kanasín, interpuso ante el Tribunal Electoral del Estado de Yucatán una denuncia por violencia política en razón de género, por ser mujer, contra Luis Eduardo Pavón Jiménez, aspirante a la alcaldía por el mismo partido y actual candidato de Fuerza por México. Las agresiones fueron publicaciones del medio digital Diario de Kanasín Político y la Cuarta Transformación, en la que exponen una fotografía de ella, que le trajo como consecuencia ser presa de otras agresiones por medio de mensajes de todas mis actividades que realizo como activista.

Para el caso de Maní, se presentó una denuncia por violencia política en razón de género fue interpuesta por la síndico municipal, la cual señaló que el alcalde de Maní, violentó sus derechos al retener de forma injustificada el pago de su remuneración, y al negarle herramientas de trabajo, por agresiones verbales y obstaculización de sus labores.

Y de esta manera puedo seguir haciendo mención de otros actos de violencia política en contra del género femenino, así mismo a diario se comenten más atropellos de los cuales por el miedo a denunciar se quedan calladas, es momento de levantar las voz y no quedarse calladas.

El Observatorio de Participación Política de las Mujeres (OPPMM) manifestó su preocupación y rechazo a la violencia política de género que se está verificando en contra de aquéllas mujeres que decidieron participar en el proceso electoral en curso. Así mismo se señaló que el libre ejercicio de los derechos políticos y electorales de las mujeres no debe traducirse en que su integridad esté en riesgo, por lo cual, en todos los casos de violencia política contra las mujeres, las autoridades están más obligadas que nunca a investigarlos, siempre bajo una perspectiva de interseccionalidad.

La violencia política contra las mujeres por razón de género, para entenderla mejor, es aquella que comprende todas aquellas acciones u omisiones tanto en la esfera pública o privada, que busquen o tenga por objeto o resultado limitar, anular o menoscabar el ejercicio de los derechos político electorales de una o varias mujeres, el acceso al ejercicio de un cargo, labor o actividad, el libre desarrollo de la función pública, la toma de decisiones, la libertad de organización o bien el acceso y ejercicio a las prerrogativas cuando se trate de precandidaturas, candidaturas, funciones o cargos públicos del mismo tipo.

Se entenderá que las acciones u omisiones se basan en elementos de género, cuando se dirijan a una mujer por ser mujer; le afecten desproporcionadamente o tengan un impacto diferenciado en ella.

En el ámbito penal, la pena de seis meses a dos años de prisión a las personas que violen cualquiera de las órdenes de protección a que se refiere la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia del Estado de Yucatán; o incumplan, divulguen o revelen información sobre las medidas de protección otorgadas conforme a la Ley para la Protección de las Personas que intervienen en el Proceso Penal del Estado de Yucatán, en perjuicio de la persona protegida.

En el caso de violencia política contra las mujeres en razón de género, se impondrá la pena señalada en el párrafo anterior, independientemente de las penas establecidas en el artículo 20 Bis de la Ley General en Materia de Delitos Electorales.

Por su parte el artículo 20 Bis antes mencionado, señala lo siguiente: Comete el delito de violencia política contra las mujeres en razón de género quien por sí o interpósita persona:

I. Ejerza cualquier tipo de violencia, en términos de ley, contra una mujer, que afecte el ejercicio de sus derechos políticos y electorales, o el desempeño de un cargo público;
II. Restrinja o anule el derecho al voto libre y secreto de una mujer;
III. Amenace o intimide a una mujer, directa o indirectamente, con el objeto de inducirla u obligarla a presentar su renuncia a una precandidatura o candidatura de elección popular;
IV. Amenace o intimide a una mujer, directa o indirectamente, con el objeto de inducirla u obligarla a presentar su renuncia al cargo para el que haya sido electa o designada;
V. Impida, por cualquier medio, que las mujeres electas o designadas a cualquier cargo público; rindan protesta; ejerzan libremente su cargo, así como las funciones inherentes al mismo;
VI. Ejerza cualquier tipo de violencia, con la finalidad de obligar a una o varias mujeres a suscribir documentos o avalar decisiones contrarias a su voluntad, en el ejercicio de sus derechos políticos y electorales;
VII. Limite o niegue a una mujer el otorgamiento, ejercicio de recursos o prerrogativas, en términos de ley, para el desempeño de sus funciones, empleo, cargo, comisión, o con la finalidad de limitar el ejercicio de sus derechos políticos y electorales;
VIII. Publique o divulgue imágenes, mensajes o información privada de una mujer, que no tenga relación con su vida pública, utilizando estereotipos de género que limiten o menoscaben el ejercicio de sus derechos políticos y electorales;
IX. Limite o niegue que una mujer reciba la remuneración por el desempeño de sus funciones, empleo, cargo o comisión;
X. Proporcione información incompleta o datos falsos a las autoridades administrativas o jurisdiccionales en materia electoral, con la finalidad de impedir el ejercicio de los derechos políticos y electorales de las mujeres;
XI. Impida, por cualquier medio, que una mujer asista a las sesiones ordinarias o extraordinarias, así como a cualquier otra actividad que implique la toma de decisiones y el ejercicio del cargo;
XII. Impida a una mujer su derecho a voz y voto, en el ejercicio del cargo;
XIII. Discrimine a una mujer embarazada, con la finalidad de evitar el ejercicio de sus derechos políticos y electorales, impedir o restringir su reincorporación al cargo tras hacer uso de la licencia de maternidad, o de cualquier otra contemplada en la normatividad, y
XIV. Realice o distribuya propaganda político electoral que degrade o denigre a una mujer, basándose en estereotipos de género, con el objetivo de menoscabar su imagen pública o limitar sus derechos políticos y electorales.

Es por ello que la importancia de visibilizar estos agravios y no quedarse calladas es importante para poder avanzar en el camino de igualdad y respeto para las mujeres, pero sobre todo para el libre desarrollo en cualquier rama de la sociedad en especial el de la política, los agravios continuaran, pero el poder de la denuncia y hacerse escuchar puede hacer el cambio, además que castigando a quienes cometen estos delitos, ocasiona que la brecha de desigualdad disminuya casa vez más.

La Violencia Política es un tema que debe ser atacado de raíz y proporcionar a la ciudadanía un entorno de paz y respeto, sobre todo para las mujeres que día a día sufren de discriminación, ya basta de tanta violencia al género femenino, se tiene que ver el verdadero cambio.

ES CUANTO.

Fijemonos en ver a quién le demos nuestro voto.

Gobierno de Yucatan
Gobierno de Yucatan

Posts Slider