EL ELEFANTE NO ESTÁ EN LA HABITACIÓN, ESTÁ EN LA PRESIDENCIA

Comparte
Gobierno de Yucatan

“Mira de un lado a otro en la habitación. ¿Ves esa araña de lejos? podría morderme. Esa abeja que está volando por ahí, me asusta, me puede picar. Mátala por favor. Apaga todo abajo no quiero que se gaste luz. Apaguen todo en sus cuartos, pero déjenme aquí, aquí en mi cama rota. Ya luego la reparo. Abre la ventana y enciende el aire acondicionado por favor.  Tráeme un maní. Pensándolo mejor, tráeme toda la bolsa. La comeré toda. No me molestes.”

El elefante en la habitación, es un modismo que alude a un problema serio del que todos están conscientes (representado por el elefante que está en un cuarto) pero del que nadie quiere hablar. El caso de México es sencillo e interesante a la vez, porque en este caso el elefante no está en la habitación, está en la presidencia.

El día de hoy en la «mañanera» un periodista del diario El Reforma cuestionó al presidente sobre los 56 activistas asesinados en lo que va de su sexenio y ¿cuál es la respuesta del ejecutivo ante este cuestionamiento?

“Es propaganda de mis adversarios. Su periódico me ataca.”

Eso fue, en pocas palabras, la respuesta del presidenciable. Dejando de lado los activistas asesinados impunemente en lo que va del sexenio, tenemos igual a los campesinos en Michoacán y en otras partes del país lidiando solos contra cárteles delictivos; más médicos asesinados en comunidades; policías y ejército feminicida; falta de medicamentos para niños con cáncer; el ejército construyendo aeropuertos, vías de tren y refinerías mientras todo eso sucede además de un derroche de recursos en una consulta circense. ¿Cuál es la respuesta del elefante?

“Quiero más maní.”

Playa Santa Clara

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *