2022: Responsabilidad de todos

Comparte
Gobierno de Yucatan

Sin recovecos

Por Rafael R. Vega Valladares

No ha sido un fácil inicio de año. Bueno, dicen que las cosas son según el cristal con que se miran y seguramente para algunos 2022 ya es un año maravilloso y, en realidad, eso quisiéramos para todos, porque no hay satisfacción más grande que ver a todo el mundo feliz, a menos que tu corazón esté lleno de amargura y envidia.

Sin embargo, desde una perspectiva objetiva y real, el 2022 se presenta lleno de retos, retos que podrían presentarse en forma de obstáculos y dificultades, y que a final de cuentas podremos sortear porque como decían los antiguos: todo tiene remedio, menos la muerte.

Y empezando por allá, está la salud, un aspecto de nuestra vida olvidado por los mexicanos que coloca a nuestro país en los primeros lugares de obesidad y a la población infantil nada menos que en primer lugar. Así es, somos los campeones mundiales de comer comida chatarra, bebidas embotelladas, cerveza y lo peor, vivir sin hacer ejercicio.

Y se los dice quien en experiencia propia comienza a sentir los efectos de una vida que dio lugar a la obesidad y el sedentarismo y que hoy se aterra de que el Covid haya escogido a entre sus víctimas preferidas a los gorditos e hipertensos.

De esta manera, nuestro primer gran reto personal es nuestra salud: una alimentación saludable y el ejercicio para detener el deterioro de nuestro organismo producto de una vida llena de fritangas, comida fácil y ausente del deporte.

El Covid, con sus variantes ya famosas, nos tiene que aligerar el paso y junto con ese nuevo estilo de vida tenemos que mantenernos atentos a prevenir contagiarnos, que ya vimos que con este virus no se juega.

Luego que a finales del año estuvimos de plácemes por la disminución de casos de Covid y que aprovechamos para brindar en Navidad y Año Nuevo, los primeros días de enero han sido una amenaza con la advertencia que no es sólo un malestar en la garganta con ronquera y tos, si no que el mal aún es capaz de llevarse la vida de quien sea, sin importar la variante que nos contagió.

Las recientes y lamentables muertes no son para menos y vienen a resonar fuerte de que la batalla no se ha terminado, aunque el presidente López Obrador insista en que “vamos de salida”.

Entonces, no cabe duda que la salud es la prioridad número uno para este año y esperamos que Dios nos ayude a adoptar los hábitos adecuados para cuidar nuestra salud y poder seguir enfrentando esta pandemia que aún no parece tener fin.

Ni el insensible López Gatell, ni el despreocupado López Obrador, ni las autoridades estatales ni municipales nos van a venir a decir qué hacer y cómo cuidarnos. Ya sabemos lo que tenemos que hacer y cualquier contagio es sólo responsabilidad de uno mismo.

Insisto, con voluntad y determinación, podremos salir juntos de este problema social en que se ha convertido la pandemia y del que la responsabilidad es de todos. Dios mediante, ojalá podamos decir en unos meses que finalmente, en 2022, unidos, logramos derrotar al Covid.
¡Feliz Año para todos!

SR Noticias

Playa Santa Clara

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.